Morisoñando

“Morir soñando”

Imaginen lo que hay que sentir para ponerle este nombre a algo que estás saboreando.

Estar en las nubes, volando, tu paladar en un trance, muriendo lentamente, dialogando con Dios de los placeres de la vida.

Suena todo muy poético pero la verdad es que el nombre amerita poesía.

Más bien, esta combinación de sabores es pura poesía.

IMG_9505-01.jpeg

El Morisoñando es una bebida típica dominicana que se prepara con jugo de naranja y leche bien fría. Dicen que el truco para que no se corte está en agregar mucho hielo y remover constantemente mientras se le pone la leche.

A algunas personas la combinación les suena casi alienígena. No se explican como estos dos elementos se unen para formar un manjar de dioses y la realidad es que la sorpresa que causa en el paladar es fantástica. Lo describiría como un abrazo.

Exacto, te abraza el paladar.

IMG_9491-01.jpeg

Bizcocho de leche, crema pastelera de naranja, naranja fresca, romero azucarado

Ustedes saben que me gusta meter mi mano en todo y el Morisoñando no es excepción.

Esto estaba delicioso, pero sobre todo me llena de nostalgia porque acuerda mucho a la bebida original. Cuando pruebo alguna de estas creaciones y puedo sentir los sabores del plato tradicional claramente, es cuando más siento que he logrado el objetivo.

Lo mejor de este postre es esa crema pastelera de naranja, AYDIOMIO MI GENTE E QUE DE VERDA TA DURA DURA DURA (Decir con voz de Daddy yankee)

¡Aquí les comparto la receta para que prueben en sus casas!

Crema pastelera de naranja

Ingredientes

  • 4 yemas de huevo
  • 3/4 litro de leche
  • 215 gr. de azúcar
  • 4 cucharadas de maicena
  • 2 naranjas

Procedimiento

Pon la leche a calentarse en una olla con la cascara de las naranjas hasta que rompa hervor. Apaga y déjala tapada por 15 minutos para que absorba la esencia de la piel de las naranjas.

Bate los huevos con el azúcar hasta tener una mezcla suave. Queremos agregar aire para que nuestra crema pastelera quede suave, casi con textura de mousse.

Exprime ambas naranjas y agregas el zumo junto con la maicena a la mezcla, volviendo a batir a velocidad media por 10 minutos.

Cuela la leche tibia y deshecha las cáscaras. Agrega un poco de leche a la mezcla de huevos para temperar y luego pon toda la mezcla en la olla.

Cuece a fuego lento sin parar de remover. Se pega fácilmente, así que procura remover constantemente.

Cuando esté espesa (tomará algunos 8 minutos), apaga el fuego y pasa a un nuevo recipiente para que se enfríe con papel film pegado a la superficie (así no se forma piel)

¡Espero que la disfruten muchísimo! Esta crema pastelera sirve para ensaladas de frutas, galletas, helados, decorar bizcochos, y un sinfín de cosas más.

Recuerda que, en la cocina, el cielo es el límite ❤