Morisoñando

“Morir soñando”

Imaginen lo que hay que sentir para ponerle este nombre a algo que estás saboreando.

Estar en las nubes, volando, tu paladar en un trance, muriendo lentamente, dialogando con Dios de los placeres de la vida.

Suena todo muy poético pero la verdad es que el nombre amerita poesía.

Más bien, esta combinación de sabores es pura poesía.

IMG_9505-01.jpeg

El Morisoñando es una bebida típica dominicana que se prepara con jugo de naranja y leche bien fría. Dicen que el truco para que no se corte está en agregar mucho hielo y remover constantemente mientras se le pone la leche.

A algunas personas la combinación les suena casi alienígena. No se explican como estos dos elementos se unen para formar un manjar de dioses y la realidad es que la sorpresa que causa en el paladar es fantástica. Lo describiría como un abrazo.

Exacto, te abraza el paladar.

IMG_9491-01.jpeg

Bizcocho de leche, crema pastelera de naranja, naranja fresca, romero azucarado

Ustedes saben que me gusta meter mi mano en todo y el Morisoñando no es excepción.

Esto estaba delicioso, pero sobre todo me llena de nostalgia porque acuerda mucho a la bebida original. Cuando pruebo alguna de estas creaciones y puedo sentir los sabores del plato tradicional claramente, es cuando más siento que he logrado el objetivo.

Lo mejor de este postre es esa crema pastelera de naranja, AYDIOMIO MI GENTE E QUE DE VERDA TA DURA DURA DURA (Decir con voz de Daddy yankee)

¡Aquí les comparto la receta para que prueben en sus casas!

Crema pastelera de naranja

Ingredientes

  • 4 yemas de huevo
  • 3/4 litro de leche
  • 215 gr. de azúcar
  • 4 cucharadas de maicena
  • 2 naranjas

Procedimiento

Pon la leche a calentarse en una olla con la cascara de las naranjas hasta que rompa hervor. Apaga y déjala tapada por 15 minutos para que absorba la esencia de la piel de las naranjas.

Bate los huevos con el azúcar hasta tener una mezcla suave. Queremos agregar aire para que nuestra crema pastelera quede suave, casi con textura de mousse.

Exprime ambas naranjas y agregas el zumo junto con la maicena a la mezcla, volviendo a batir a velocidad media por 10 minutos.

Cuela la leche tibia y deshecha las cáscaras. Agrega un poco de leche a la mezcla de huevos para temperar y luego pon toda la mezcla en la olla.

Cuece a fuego lento sin parar de remover. Se pega fácilmente, así que procura remover constantemente.

Cuando esté espesa (tomará algunos 8 minutos), apaga el fuego y pasa a un nuevo recipiente para que se enfríe con papel film pegado a la superficie (así no se forma piel)

¡Espero que la disfruten muchísimo! Esta crema pastelera sirve para ensaladas de frutas, galletas, helados, decorar bizcochos, y un sinfín de cosas más.

Recuerda que, en la cocina, el cielo es el límite ❤


Jugo de yuca

La yuca es lo máximo.

Siempre lo he dicho y lo mantengo: La yuca es el producto más versátil que tienen nuestras tierras.

Por algo los Tainos clásicos de República Dominicana la veneraban como se venera a un Dios.

Hoy en día el plátano ha tomado el protagonismo como el producto con el cual el dominicano se siente más identificado, pero la yuca siempre será número 1 en mi corazón.

Hoy les traigo una receta extremadamente deliciosa y nutritiva con la yuca como ingrediente estrella.

IMG_7427-01.jpeg

Así es mi gente… JUGO DE YUCA.

Cremosísimo, deliciosísimo y sobre todo super nutritivo.

Algunos dirán, “¿cómo así nutritivo si la yuca engorda?” Pues tengo para decirles que la yuca tiene unos valores nutricionales excepcionales.

Es fácil de digerir, rica en hidratos de carbonos, proteína, vitamina B6, vitamina C, Magnesio y potasio. Básicamente la yuca es el final.

Y que decirles de las hojas de yuca… pero eso es otro tema para discutir más adelante.

IMG_7441-01.jpeg

¡Espero disfruten este delicioso jugo de yuca!


Jugo de yuca
Ingredientes

1.5 libras de yuca
½ libra de azúcar morena
2 tazas de leche de coco
3 clavo dulce
½ cucharadita de canela
½ cucharadita de nuez moscada
1 cucharadita de vainilla
1 pizca de sal
Suficiente agua para cubrir

Procedimiento

Lavar y pelar la yuca. Cortar en cubos medianos y poner en una olla con el azúcar, especias, y agua. El agua debe cubrir por completo la yuca. Remover bien y cocer a fuego bajo hasta que la yuca esté tierna. Luego procesar en licuadora con toda el agua hasta tener una batida sin grumos. Poner esta mezcla de nuevo en la olla y agregar las 2 tazas de leche de coco. Remover hasta que los sabores se unifiquen y dejar enfriar. Aguanta hasta 2 días en nevera.

Pueden beberla fría o caliente. En lo personal me encantó tomarla caliente con una lluviecita cayendo.


Una saisita agridulce

Si tuvieras que elegir una combinación de sabores como tu favorito, ¿por qué línea te fueras?

Existen actualmente 5 sabores básicos que podemos identificar:

Amargo

Salado

Dulce

Agrio

Umami

Obvio no tengo que mencionarles que esto es realmente relativo y las condiciones de lo que podemos o no podemos percibir están cambiando mientras escribo estas líneas.

Peeeeero volviendo al tema…

5 sabores básicos. Infinitas combinaciones. Te dicen que solo vas a poder saborear 2 sabores básicos por el resto de tu vida, ¿cuál eliges?

Si les soy 100% sincera me voy, sin dudarlo siquiera, por el dulce y agrio. Creo que es de las combinaciones más clásicas en la cocina y que curiosamente se repite de cultura en cultura. En cada gastronomía hay una salsa o plato al menos que posee esta combinación que aparenta gustarle a las masas.

No se imaginan las veces que un cliente me ha dicho “pero ponle un dulcito al plato que es mi contraste favorito”.

Estaba pensando en eso cuando se me ocurrió la receta de hoy.

IMG_7472-01.jpeg

En foto: Costilla de cerdo horneada en ron especiado, pintado con glaseado de lechosa, hierbas y flores.

Mi gente… que buena taba eta vaina.

La carne estaba suave y jugosa llena del umami natural que tiene consigo el cerdo con una costra dulce y agria del glaseado de lechosa, que contrastaban con lo crujiente y amargo de las hierbas y flores.

IMG_7490-01.jpeg

Pero la salsa agridulce de lechosa se robó el show por completo.

Está para untárselo a todo. Esta salsa va muy bien con carnes rojas, pero también es mejor amiga de las aves de caza como el pato e incluso con una pasta ancha tipo pappardelle.

¡Es por eso que hoy quiero compartir con ustedes esta receta para una deliciosa salsa agridulce de lechosa!

Espero que la disfruten muchísimo ❤

IMG_7498-01.jpeg


Agrodolce de lechosa
Porción: 1 taza

Ingredientes

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
1 taza de Lechosa en cubos (esta debe estar madura)
2 cucharadas de cebolla blanca en brunoise
1 diente de ajo majado
½ taza de agua
½ taza de vinagre de vino tinto
½ taza de azúcar morena
½ cucharadita de canela
½ cucharadita de comino
½ cucharadita de sal
½ cucharadita de pimienta negra

Procedimiento

Sofreír en una cazuela pequeña los primeros cuatro ingredientes hasta que estén suaves y la lechosa suelte sus jugos. Agregar el resto de los ingredientes y remover. Reducir a fuego alto hasta la mitad del líquido. Llevar a licuadora y procesar hasta tener una salsa sin grumos. Llevar a la cazuela de nuevo hasta obtener una reducción espesa. ¡Servir con Carnes rojas, aves de caza y hasta pasta!


Un desayunito lai

Cuando pienso en “Desayuno familiar” lo primero que viene a mi cabeza es mangú, salami, queso y huevo frito con un juguito de naranja o Morisoñando (jugo de naranja con leche. Si ok suena raro, pero HAGANLO UN DIA PARA QUE ENTIENDAN QUE ES EL FINAL DE LOS FINALES).

Y es que no hay desayuno más distintivo en la gastronomía dominicana que este. Pienso que es también, después de la bandera claro, la combinación más consumida en la mesa de los dominicanos. Y no solo para desayuno, pero para cenar y a veces incluso almorzar. Lo llamamos cariñosamente “Mangú con los 3 golpes”.

Creo que no hay nada más peculiar que esto debido a que es una combinación exclusiva de República Dominicana. Empezando porque el mangú (puré de plátano verde) es 500% dominicano.

Yo

Amo

comer

esta

vaina

Tengo demasiados recuerdos que involucran este clásico y delicioso desayuno. Fines de semana con amigos, ir a la finca en Samaná con mi familia, un domingo cualquiera en casa, mi abuela y los banquetes que preparaba para todos…

IMG_7291-01.jpeg

Quería rendirle tributo a un plato tan nuestro, tan tuyo y mío, y quería hacerlo bien. Que realmente atrape la esencia de lo que es un desayuno dominicano. Que tenga todos los elementos pero que también tenga espacio para ser interpretado a libertad. Mi intención era jugar con la nostalgia propia, con los sentimientos de pertenencia y comunidad que trae consigo este plato y que al mismo tiempo reflejara la felicidad y alegría que trae consigo a la mesa.

Muchos de los días más felices de mi vida empezaron con este desayuno.

IMG_7303-01.jpeg

En foto: Cremoso de plátano verde con virutas de salami deshidratado, Queso de freír empanizado en harina de yuca, huevo de codorniz, chutney de cebolla y vinagre de manzana, cebolla perla en escabeche de bija, salsa de Morisoñando y aceite de orégano.

Al probarlo llegan tantos momentos pasados. Si alguien no te explica la inspiración detrás del plato, aún así los sabores son tan similares que es completamente posible perderte en los recuerdos de tantos desayunos con la abuela, con los primos, los padres, los amigos. Es un plato que trae consigo felicidad en su estado más puro y cuando consigues transmitir eso con la comida, es que entiendes lo mágico que es cocinar.

img_7263-01.jpeg

Quiero compartir con ustedes la receta de este delicioso chutney de cebolla y vinagre de manzana.

Lo pueden acompañar con quesos, carnes, curry, o con lo que les dé la gana ¡En la cocina no hay reglas!


Chutney de cebolla avinagrado
Tamaño de porción: 1 taza

Ingredientes
1 cebolla blanca grande en brunoise
1 taza de vinagre de manzana
1 taza de agua
1 taza de azúcar morena
1 cucharadita de pimienta negra
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de paprika ahumada

Procedimiento
Poner todos los elementos en una cazuela mediana a fuego medio-alto y dejar reducir, moviendo cada 6 minutos, hasta formar una reducción espesa y la cebolla se encuentre suave y translúcida. Dejar enfriar antes de consumir.


Las mejores croquetas

“No me gustan las croquetas”

DIJO NADIE NUNCA. HELLO SON LO MÁXIMO.

Aprendí a hacer croquetas como manda la ley gracias a uno de mis mentores el Chef Español Antonio Bragado en LCB.

Siempre me he quejado de que la mayoría de las croquetas que pruebo en Santo Domingo son secas y duras. Es como jugar a la ruleta rusa, nunca sabes que te va a tocar. Pues el Chef Bragado me mostró como hacerlas bien cremosas y suavecitas que se derriten en la boca y esa es la receta que les tengo para hoy.

IMG_4414-02.jpeg

Estás son unas croquetas de chuleta ahumada con texturas de verduras, hojas, frutas y raíces locales.

IMG_4425-01.jpeg

Las amé.

Me imagino que ven esa salsa azul y ya hay algunos haters preguntándose que carajos es. ¡Pues tengo para ustedes una receta para hacer colorante azul de repollo morado!

Pueden encontrar la receta en esta página: http://www.feastingonfruit.com/natural-blue-food-coloring/

No me gusta usar cosas falsas o químicos en la cocina y siempre estoy buscando maneras de hacer colores o texturas interesantes de forma natural. Este colorante de verdad está super recomendado para platos salados, salsas y hasta postres.

 

Sin alargarles más el asunto, aquí les paso lo que les aseguro será la mejor y más cremosa croqueta que probarán.

Ingredientes

1 taza chuleta ahumada en brunoise
2 diente de ajo picadito
2 cucharadas puerro picadito
2 cucharadas cebolla blanca picadita
½ taza mantequilla
½ taza harina
1 taza caldo del hueso de las chuletas o de pollo o vegetales o cualquiera que tengan a mano
1 taza leche tibia

Para empanizar

2 tazas Harina
3 huevos batidos
2 tazas pan rallado

Procedimiento

Sofríe en mantequilla el puerro, ajo, cebolla y chuleta ahumada hasta que doren.

Agregar la harina en el sartén a fuego medio y seguir removiendo constantemente mientras se agrega poco a poco el caldo. Luego agregar poco a poco la leche sin dejar de mover a fuego medio. En este punto probamos para agregar a gusto sal y pimienta.

Cuando la mezcla esté bien espesa transferir a un recipiente y llevar a la nevera por mínimo 2 a 4 horas.

Luego que la mezcla enfríe por completo y parezca una especie de gelatina está lista para empanizar. Pasamos primero por harina, luego huevo y finalmente pan molido.

Freír a 350°F. hasta dorar y escurrir en papel toalla.


Entre tablas y recuerdos

Los días que puedo compartir en casa y cocinar para mi familia son definitivamente mis momentos favoritos.

El fin de semana pasado celebramos el día de los padres adelantado en casa con un delicioso almuerzo de esos que se extienden hasta bien tarde. La razón del por qué lo celebramos con una semana de antelación se las diré más adelante en el siguiente post 😀

El almuerzo estuvo absolutamente delicioso, mi papá estaba super feliz, y creo que nos bebimos toda la cerveza que quedaba en RD. Así que realmente fue un domingo familiar exitoso.

Pero lo que se robó por completo el show fue una hermosa tabla de quesos que cree utilizando productos y marcas locales.

IMG_4361-01.jpeg

¡Bellísima! Cuando tenemos reuniones, visitas, etc. La verdad es que pocas cosas nos sacan más del apuro que una variada tabla de quesos y ¡es por eso que hoy tengo para ustedes algunos tips para que tu próxima tabla de quesos sea la más espectacular de la bolita del mundo!

IMG_4372.JPG

Primero debes pensar en los colores. Busca elementos para tu tabla que se contrasten entre si. Por ejemplo, si tu base es negra como la que yo utilicé, en vez de solo usar aceitunas negras hazte un mix de varios tonos y en vez de usar solo uvas moradas, acompáñala con un delicioso racimo de uvas verdes.

Para los quesos siempre es bueno tener variedad. La marca de quesos Deliciel vende unos paquetes que pueden conseguir en cualquier supermercado con 2 y 3 variedades de quesos que son perfectos para esto. A la hora de cortarlos, crea distintos cortes y combinaciones para hacerlo más interesante. Pueden combinar un camembert o brie con pasta de guayaba o membrillo, un queso de cabra o crema con hierbas y nueces, un manchego con miel y café tostado, ¡o cualquier combinación que se te ocurra, recuerda que en la cocina no hay reglas!

IMG_4378-01.jpeg

Hoy tengo para ustedes la receta de la verdadera estrella de la noche:

IMG_4361-01-01.jpeg

Mi gente… que vaina ma’ buena.

Es una de esas combinaciones que no falla y que a todos les gusta, hasta a los más quisquillosos.

¡Si crean su tabla de quesos o hacen esta receta, súbanla a Instagram y utilicen el hashtag #enelmismotrayectodelsol para compartir sus creaciones en el próximo post!

IMG_4367-01.jpeg

Queso crema saborizado
Sirve 4 porciones

Ingredientes
– 1 libra de queso crema
– 2 cucharadas albahaca picadita
– 1 cucharada aceite de oliva
– toque de pimienta negra fresca
– 2 Cucharadas reducción de balsámico
– ½ taza macadamias caramelizadas
– 1 cucharada puerro fino

Procedimiento

Mezcla en un bol el queso crema con la albahaca, el aceite de oliva y la pimienta negra. Pon en molde o envuelve en papel film con la forma que gustes y pon en nevera por lo menos una hora para que tome forma. Luego pon en plato de servir y agrega el balsámico, las macadamias y el puerro para finalizar. ¡Sirve con pan gallego caliente, galletas, frutas, o con lo que gustes y a disfrutar!


Ei bollito

Si hay una cosa que le gusta al dominicano es la FRITURA.

Difícilmente se come un sábado en familia sin unos friticos, unas arepitas, unos platanitos dulces, o unas bataticas crujientes.

En el colegio literalmente comía lo mismo todos los días: Empanada de pollo.

Hay que probar al menos una vez en la vida las famosas cativías de Las Guáranas.

¿Y quien va a La Vega y no se come un chulito?

Señores… Y los famosos quipes de lambí en la carretera para Santiago… Eso es el final.

Pero lo que yo más amo en el mundo entero entero entero entero entero después del bistec encebollao y las arepitas de yuca y el sancocho de habichuela y los guandules con coco y el refresco rojo y el aguacate y el concón…. Son los bollitos de yuca. OMAIGA.

IMG_3630-01.jpeg

Si Dios fuera una fritura sería un bollito de yuca.

Crujiente por fuera y suave y esponjoso por dentro. Relleno de básicamente lo que quieras ponerle. Queso geo, pollo, res, etc.

Los mejores son los del Cibao. Específicamente en Santiago venden los MEJORES bollitos de yuca del mundo entero. Jurao.

IMG_3627-01.jpeg

En foto: Bollitos de yuca rellenos de chivo picante, puré de berro, cremoso de chenchén, maní, hierbas, rábano.

El final de los finales. Causaron sensación absoluta.

Hoy les traigo una receta para la más deliciosa masa de bollitos de yuca. Es dulzona, cremosa y super sencilla de preparar en casa y sobre todo con ingredientes que generalmente tenemos a mano.

Dejen su imaginación volar con las infinitas combinaciones que podemos hacer para el relleno y las salsas que pueden acompañar esta deliciosa fritura. Suban sus creaciones a Instagram y etiquétenlas con el hashtag #enelmismotrayectodelsol 😊

IMG_3615-02.jpeg

Masa de bollitos de yuca
Ingredientes

Yuca 1LB
Mantequilla 2 onzas
Leche 4 onzas
Miel 1.5 onzas
yema de huevo 1
huevo entero 1
Harina ½ taza
Sal y pimienta al gusto

Procedimiento

Lava y pela la yuca. Corta en pedazos medianos y procede a hervir en agua con sal. Cuando esta se encuentre suave y cocida por completo, retira del agua y maja hasta hacer un puré sin grumos. Mezcla con la mantequilla, leche, miel y la yema de huevo. Prueba la mezcla y agrega sal y pimienta al gusto.

Forma bolitas con la masa y rellena de lo que prefieras. Antes de freír pasa por huevo batido y harina.

¡Cómelos mientras estén bien calientes!


Codito con tuna

Yo siempre he dicho que soy feliz con poco, sobre todo en temas de comida.

Con esto me refiero a que, aunque mis platos a veces se ven un poco complicados u ostentosos, honestamente a la hora de comer me gustan los sabores simples y transparentes. El perfecto ejemplo de esto es el plato del cual les voy a hablar en el día de hoy.

IMG_4352-01.jpeg

No recuerdo una sola navidad en casa de mi abuela materna donde no sirvieran dos ensaladas muy clásicas en República Dominicana (que dicho sea de paso para mí son las mejores del mundo entero): Ensalada de papas con remolacha y ensalada de coditos con tuna.

Señores… ¿Abrir la nevera con cuchara en mano y destapar la ensalada de coditos con tuna super fría y comértela del mismo plástico? Eso es el final de los finales.

Cuando vivía en Miami y me sentía nostálgica recordando las juntaderas familiares en mi pueblo San Francisco de Macorís, confieso que hacía esta ensalada y la dejaba un día en nevera para comerla tal cual describí arriba.

Pero en el día de hoy para ustedes tengo mi versión de este plato, la cual es perfecta para estos días calurosos de verano.

IMG_4320-01.jpeg

“Codito con tuna”
Tartar de atún local, alioli de ají cubanela, salsa de tomate y cilantro, cebolla perla, puerro, mostaza granulada, y pasta de coditos crujiente. Tiene también unos pétalos de flores comestibles que representan a mi abuelita, ya que este plato solo me hace pensar en ella.

20170722271498397.jpg

¡Con el caloraso que hace este verano solo quiero comer crudos y cosas frías! Aprovechando que tenemos en la isla tremenda calidad de atún casi todo el año, les traigo esta receta de tartar de atún con mayonesa de ají cubanela que estoy segura les va a encantar.

Ingredientes
4 porciones

  • 1 ají cubanela
  • ½ taza de mayonesa
  • 1 diente de ajo
  • El jugo de medio limón
  • 1 libra de atún bien freso cortado en brunoise (cubos de 3mm x 3mm)
  • 1 cucharada cilantro picadito
  • 1 cucharada puerro picadito
  • 1 tomate bugalú cortado en brunoisette (cubos de 1mm x 1mm)
  • Sal y pimienta negra al gusto

Procedimiento

Poner en licuadora el ají cubanela, la mayonesa, el diente de ajo y el jugo de limón y procesar hasta tener una mayonesa suave y sin grumos. De ser necesario, agregar 1 cucharada de agua para mayor suavidad. Mezclar el atún con los demás ingredientes y agregar la mayonesa al gusto. ¡Lo puedes servir con tostadas, papas fritas, chips, yuca frita, o hasta solo!

 


¿Quién no ama los pastelitos? Morder esa masa crujiente para revelar un relleno cremoso, suavecito, lleno de sabor… Pues, es casi una experiencia espiritual. Me encantaba ir a los cumpleaños de mis hermanitos solo para comer pastelitos (y croquetas, bolita de queso, pizzitas…refresco rojo…bizcocho… PERO ESO NO VIENE AL CASO OKAY)

¡Hoy les tengo unos pastelitos completamente diferentes!

IMG_0227.JPG

Como les he dicho antes, mi intención no es cambiar una gastronomía que en su esencia es perfecta. Mi intención es interpretarla y que ustedes la conozcan y la amen conmigo. Por ende, hoy quise darle el escenario a algo que, si bien es simple, ¡puede ser el BOOM de cualquier mesa!

Convertir al humilde pastelito en una estrella, ¡de eso se trata!

Básicamente es un pastelito relleno de cremoso de auyama, chuleta ahumada, maíz y longaniza con tope de alioli ahumado de maíz.

La auyama básicamente sirve para dar cremosidad en este caso. Cuando lo muerdes es suave, cargado de sabor, crujiente, dulce y salado y tienes ese toque ahumado y picoso que te despierta las papilas gustativas.

Básicamente, si Brad Pitt fuera un pastelito:

Pastelito

Acá les paso esta deliciosa receta que NO PUEDEN dejar de probar. Si los hacen, ¡usen el hashtag #enelmismotrayectodelsol en Instagram!

Para la masa

  • 4 tazas de harina todo uso
  • ¼ taza de mantequilla
  • ½ taza de agua
  • ¼ taza de aceite vegetal
  • 1 cucharita de bicarbonato de sodio
  • Toque de sal y pimienta
  • 1 huevo batido para sellar los bordes

Para el relleno

  • ¼ taza caldo de pollo
  • ½ taza cebolla blanca en cubos pequeños
  • ½ taza puré de auyama
  • ½ taza aceite de oliva
  • 1 taza longaniza en cubos pequeños
  • 1 taza chuleta ahumada en cubos pequeños
  • ½ cucharada vinagre de manzana
  • ½ taza de granos de maíz

Para el alioli ahumado de maíz

  • 1 taza mayonesa
  • 1 cucharada paprika ahumada
  • 1 cucharita comino
  • 1 cucharita ajo en polvo
  • 1 pizca de tabasco
  • ½ taza granos de maíz
  • Sal y pimienta

Procedimiento:

Para hacer la masa solo tienes que mezclar todos los ingredientes menos el huevo batido, reserva en la nevera con una toalla húmeda encima en lo que preparas lo demás.

Para preparar el relleno, pon el aceite en una olla mediana y agrega la cebolla, chuleta, longaniza y maíz hasta que esté bien dorado. Desglasa con el caldo de pollo y el vinagre y deja reducir levemente. Termina con el cremoso de auyama y ajusta sal y pimienta. Es recomendable que dejes que el relleno se enfríe antes de manipularlo.

En cuanto al alioli, ¡Es súper fácil! Solo pon los ingredientes en una licuadora hasta tener una mezcla sin grumos y listo. En caso que prefieras más picante, siéntete libre de ajustar el tabasco y la paprika a tu gusto.

En una mesa enharinada, pon la masa de pastelitos y hazla plana con un rodillo. Luego, con un vaso o un cortador de galletas redondo haz cortes en la masa del tamaño que gustes.

Entonces tomas una masa ya cortada, pon relleno en el centro, huevo batido en el borde y otra masa encima. Sella con un tenedor de ambos lados y reserva en frio. (TIP: Siempre es mejor freír los pastelitos cuando están fríos ya que la masa es más manipulable.)

Fríe entre 350 y 375 grados Fahrenheit hasta que la masa luzca un dorado suave.

Sirve con el alioli de maíz ahumado por encima y ¡A disfrutar!

El real pastelito


Campos de arroz en el cibao

Antes les he mencionado lo mucho que disfruto usar el recuerdo como utensilio para crear. La nostalgia es un arma blanca para producir emociones a quienes comen lo que preparas. Es muy fácil cocinar algo rico, para eso existen las recetas. Pero, ¿lograr que alguien sienta algo mientras come? Ahí es donde nace la magia y suenan los fuegos artificiales.

Imagínate esto: Estas en un restaurante y te sirven algo que nunca has visto. Colores extraños y salsas extravagantes rodean lo que te vas a comer. Lo miras con confusión hasta que te llega un aroma conocido que te sacude los huesos. ¿Qué será, que será? Entonces pruebas y su sabor te acuerda a tu niñez. No literalmente claro, pero evoca una emoción en ti que te lleva a un momento en el cual tu abuela cocinaba mientras tu jugabas con tus primos. La emoción es fuerte y te llena el corazón de un calorcito que te abraza. Es probable que instantáneamente te sientas feliz y ni siquiera sabes exactamente por qué si solo estas comiendo.

Ese es el poder de la nostalgia.

Yo viví en San Francisco de Macorís con mis abuelos hasta los 8 años. En ese entonces mis tres cosas favoritas eran: Los jugos de frutas naturales que hacia mi abuela (específicamente y sin orden de preferencia: cereza, piña y tamarindo), el cerdo en puya de navidad y los hermosos y verdes campos de arroz de la carretera.

IMG_0458.JPG

Son recuerdos que siempre llevaré conmigo y en base a eso he creado este plato que une esos momentos de felicidad. Su nombre, tal como dice el título, es “Campos de arroz en el Cibao” y está compuesto por barrigada de cerdo braseada con cereza, piña y tamarindo sobre un arroz meloso con puré de clorofila.

El puré de clorofila no es más que un puré de hierbas color verde. En mi caso utilicé salvia, albahaca, orégano y cilantro.

campos de arroz en el cibao

¡Intenten esta receta para la barrigada de cerdo en casa! Es muy fácil de hacer y son ingredientes que podemos encontrar en cualquier supermercado. ¡Les aseguro que no se van a arrepentir!

Barrigada de cerdo agridulce

Sirve 4 porciones

1kg Barrigada de cerdo sin capa
Sal y pimienta negra
1 cucharada Orégano molido
3 dientes de ajo majados
2 cucharadas salsa inglesa
½ taza concentrado de tamarindo
½ taza jugo de piña
½ taza jugo de cereza
½ taza caldo oscuro de res

Procedimiento

Precalienta el horno a 350·F

Toma la barrigada de cerdo y sazona generosamente con sal, pimienta negra, orégano molido y los dientes de ajo.

En una bandeja de hornear mezcla los demás ingredientes y luego pon encima la barrigada. Tapa con papel aluminio y papel encerado y hornea por 3 horas.

Luego, subir la temperatura a 400·F y hornear destapado 45 minutos o hasta que la piel tome un color dorado.

Sacar del horno y dejar descansar.

Antes de servir, porcionar la barrigada en 4 pedazos y terminar con la salsa en un sartén hasta que esta tome cuerpo y cubra por completo el cerdo.