Campos de arroz en el cibao

Antes les he mencionado lo mucho que disfruto usar el recuerdo como utensilio para crear. La nostalgia es un arma blanca para producir emociones a quienes comen lo que preparas. Es muy fácil cocinar algo rico, para eso existen las recetas. Pero, ¿lograr que alguien sienta algo mientras come? Ahí es donde nace la magia y suenan los fuegos artificiales.

Imagínate esto: Estas en un restaurante y te sirven algo que nunca has visto. Colores extraños y salsas extravagantes rodean lo que te vas a comer. Lo miras con confusión hasta que te llega un aroma conocido que te sacude los huesos. ¿Qué será, que será? Entonces pruebas y su sabor te acuerda a tu niñez. No literalmente claro, pero evoca una emoción en ti que te lleva a un momento en el cual tu abuela cocinaba mientras tu jugabas con tus primos. La emoción es fuerte y te llena el corazón de un calorcito que te abraza. Es probable que instantáneamente te sientas feliz y ni siquiera sabes exactamente por qué si solo estas comiendo.

Ese es el poder de la nostalgia.

Yo viví en San Francisco de Macorís con mis abuelos hasta los 8 años. En ese entonces mis tres cosas favoritas eran: Los jugos de frutas naturales que hacia mi abuela (específicamente y sin orden de preferencia: cereza, piña y tamarindo), el cerdo en puya de navidad y los hermosos y verdes campos de arroz de la carretera.

IMG_0458.JPG

Son recuerdos que siempre llevaré conmigo y en base a eso he creado este plato que une esos momentos de felicidad. Su nombre, tal como dice el título, es “Campos de arroz en el Cibao” y está compuesto por barrigada de cerdo braseada con cereza, piña y tamarindo sobre un arroz meloso con puré de clorofila.

El puré de clorofila no es más que un puré de hierbas color verde. En mi caso utilicé salvia, albahaca, orégano y cilantro.

campos de arroz en el cibao

¡Intenten esta receta para la barrigada de cerdo en casa! Es muy fácil de hacer y son ingredientes que podemos encontrar en cualquier supermercado. ¡Les aseguro que no se van a arrepentir!

Barrigada de cerdo agridulce

Sirve 4 porciones

1kg Barrigada de cerdo sin capa
Sal y pimienta negra
1 cucharada Orégano molido
3 dientes de ajo majados
2 cucharadas salsa inglesa
½ taza concentrado de tamarindo
½ taza jugo de piña
½ taza jugo de cereza
½ taza caldo oscuro de res

Procedimiento

Precalienta el horno a 350·F

Toma la barrigada de cerdo y sazona generosamente con sal, pimienta negra, orégano molido y los dientes de ajo.

En una bandeja de hornear mezcla los demás ingredientes y luego pon encima la barrigada. Tapa con papel aluminio y papel encerado y hornea por 3 horas.

Luego, subir la temperatura a 400·F y hornear destapado 45 minutos o hasta que la piel tome un color dorado.

Sacar del horno y dejar descansar.

Antes de servir, porcionar la barrigada en 4 pedazos y terminar con la salsa en un sartén hasta que esta tome cuerpo y cubra por completo el cerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s